jueves, 8 de diciembre de 2016

Moruna de boquerones

Plato de los ricos, ricos, ricos; fácil, fácil, fácil y barato ni te cuento.
Para comer en cualquier época del año, mucho mejor en verano cuando las sardinas y boquerones están más gordos y tienen más grasita. Se suele hacer con las primeras, pero como me sientan como un tiro a pesar de lo que me gustan, pues opto por los segundos. Vosotros, con lo que más os guste.
Por cierto que se llama así porque al sofrito de verduras se le echan especias marroquíes (generalmente canela, gengibre, guindilla..) pero como no estamos acostumbrados a esas mezclas para el pescado, en la costa andaluza tiramos para lo conocido



Ingredientes (4p):

  • 1/2 kg de boquerones grandes (tipo bocartes) o sardinas (que es habitualmente el pescado con el que se hace). 
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 pimiento verde. 
  • 2 tomates maduros.
  • 4 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel, 1 cucharadita de comino en grano, 1 guindilla (si no gusta el picante lo quitáis. O poned las especias morunas si queréis probar. Sale muuuy rico).
  • 1/2 vaso de de vino blanco. 
  • sal, pimienta( si no le habéis puesto guindilla). Un manojo de cilantro fresco o perejil si no tenéis.

Elaboración: 

  1.  Limpiar los boquerones, quitando cabeza y espina, pero dejándolos unidos por la cola. Salar.
  2.  Picar menudos la cebolla, pimiento. Sofreír en sartén con aceite y la hoja de laurel, hasta que estén bien pochados. Añadir los tomates muy picados, salpimentar.
  3. Majar los ajos con el comino en un almirez hasta hacer una pasta. Echarla a las verduras junto con el vino blanco. Dejar que reduzca el alcohol y que se termine de hacer sofrito. 
  4. Una vez hecho, disponer los boquerones sobre el sofrito con la piel hacia arriba, en círculo (que no se monten uno encima de otro). Espolvorear con cilantro o perejil picado. Cubrir con tapadera y dejar cocer 5 minutos a fuego medio-suave. Si son sardinas, 8-10 minutos(depende tamaño).También podéis poner sofrito en una fuente, boquerones encima igual, tapar con film y microondas, 600W, 4 minutos. 
  5. Servir calientes o tibios (o incluso fríos en verano)

jueves, 24 de noviembre de 2016

Pollo con castañas y calabaza al brandy

Aunque no lo parezca por las temperaturas impropias de estas fechas y porque la castañera de mi calle tenga funcionando el aire acondicionado en el puesto, es tiempo de castañas y calabazas.
La calabaza me chifla, se la pongo a todo guiso que hago y, como no puedo comer patata, se ha convertido en la suplente con derecho a plaza fija.

Las castañas las suele asociar la gente con picoteo calentito, chimeneas con amigos o dulces. Pero quedan fantásticas en guisos o cremas. De hecho, los platos tradicionales de carne o caza se acompañaban con ellas.

Os propongo una receta fácil,  muy rica y ajustada de precio, aunque las castañas no estén baratas precisamente. Pero como tampoco se usa un saco, merece la pena de vez en cuando deleitarse con su sabor dulzón a bosque.
Yo las he cocido para la receta, por ir más rápida, pero también podéis asarlas en horno. Y si tenéis la suerte de gozar de chimenea en casa, ya sabéis.



Ingredientes:

  • 3 cuartos de pollo (muslos y contras).
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 10 castañas.
  • 1/5 kg de calabaza.
  • 1/2 vaso de brandy.
  • Ramillete de hierbas aromáticas al gusto (tomillo, romero, orégano).
  • Aceite de oliva y sal.

Elaboración:

  1. Cocer las castañas en agua hirviendo durante 5-6 mts para quitarles la piel. Escurrir y cuando estén frías, pelarlas. Reservar.
  2. Limpiar bien el pollo de posibles restos de plumas y dorar en una cazuela con un par de cucharadas de aceite hasta que la piel coja un color dorado. Retirar.
  3. Picar la cebolla menuda y rehogar en el mismo aceite del pollo junto a los ajos enteros sin piel, hasta que esté pochada. Añadir la calabaza cortada en dados y sofreir unos minutos.
  4. Introducir en la olla los trozos de pollo y el sofrito bien escurrido del aceite. Regar con el brandy y dar un hervor a fuego fuerte para que se evapore el alcohol. Añadir las hierbas y un poco de agua, sin llegar a cubrir del todo (en mi caso, porque uso olla rápida y no se pierden líquidos. Si usas olla tradicional, que cubra el pollo para que no se quede seco). Cocer 2 anillos 6 minutos (para WMF. En cocción tradicional, unos 45-50 mts a fuego suave).
  5. Una vez bajados los anillos y que se pueda abrir la tapa, añadir las castañas peladas (las introducimos ahora, porque yo las puse desde el principio y se me deshicieron) y dejar cocer destapado unos 10 mts más, hasta que estén tiernas y se mezclen los sabores. Servir bien calentito.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Bizcocho de compota de manzanas

¡Temporada de manzanas! ¡Qué ganas tenía! Por las compotas, las ensaladas, comérselas a bocaos...Y sí, lo confieso, por los bizcochos. Junto a los de naranja, mis favoritos.
Ya he publicado otros bizcochos de manzanas en los que la fruta está bien visible, pero éste la lleva en compota, lo que le da un extra de jugosidad y melosidad, como si masticaras caramelo fondente. Riquíiisimo.

Yo tenía compota hecha en casa (es de lo más fácil. Sólo tienes que cocer la fruta pelada y troceada en un poquitín de agua y zumo de limón hasta que se haga puré. Generalmente se le pone también en la cocción azúcar, pero ya sabéis que soy de la liga antiazúcar siempre que no sea imprescindible. También le podéis poner en lugar de agua un chorrito de vino o licor si la queréis con más carácter. Si lo van a tomar niños, dejad el alcohol para el café), pero si no tenéis ganas de hacerla, en los súpers venden vasitos de compotas de frutas. Las de bebé están muy ricas.

Y hoy he hecho los deberes: fui pesando las cups para poneros la equivalencia en gramos (de ahí esas cantidades tan poco redondas). Un trabajo de monos que espero me recompenséis haciendo este delicioso bizcocho. No tenéis excusa :)





Ingredientes:

  • 1/2 cup  o 85 gr. de margarina vegetal (mantequilla para los no intolerantes).
  • 1 1/2 cups  o 182 gr. de harina sin gluten. Yo puse 112 gr de harina de maíz y 70 gr de arroz integral.
  • 1 cup o 145gr. (aquí he rebajado) de azúcar moreno.
  • 1 huevo tamaño L.
  • 1 teaspoon o 1 cucharadita de postre (y media más si es harina sin gluten) de levadura sin gluten.
  • 1 pellizco de sal gorda.
  • 3/4 teaspoon o media cucharadita de canela molida.
  • 2 teaspoon o 2 cucharaditas de miel. 
  • 1 cup o 3 vasitos (los de agua pequeños) de compota de manzana (puede ser comprada).
  • Azúcar glas para espolvorear.

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180 º calor arriba y abajo, rejilla en la mitad (si le ponéis el aire 10º menos o menos tiempo de cocción).
  2. Engrasar con margarina un molde redondo de 20 cm de diámetro y forrarlo con papel de horno (normalmente no es necesario pero este bizcocho tiene mucha azúcar y tiende a pegarse más).
  3. Tamizar las harinas, la levadura, la canela y la sal en un bol.
  4. En otro bol, batir con varillas eléctricas la margarina, el azúcar moreno y la miel hasta que tenga aspecto de pomada. Añadir el huevo y seguir batiendo.
  5. Reducir la velocidad al mínimo y agregar poco a poco el bol de las harinas. Batir sólo hasta que esté integrada.
  6. Finalmente, echar la compota y mezclarla con la masa con cuchara de madera (con las varillas se deshace).
  7. Volcar la masa en el molde y cocer unos 50 minutos aproximadamente (si a media cocción se dora demasiado, cubrirlo con papel de horno o de aluminio).
  8. Una vez hecho, dejar enfriar 10 minutos dentro del molde. Luego sacarlo sobre una rejilla para que termine de enfriarse del todo. Una vez frío (3 o 4 horas) pasarlo a un plato y espolvorear con azúcar glas.
Fuente: Martha Stewart

jueves, 3 de noviembre de 2016

Garbanzos especiados con pisto

¡Vivan las sobras!
Desatan nuestra imaginación y nos hacen inventar mezclas tan sabrosas como ésta. 
Situación típica en cualquier casa en la que llega la hora de comer, se te olvidó sacar algo del congelador la noche anterior y se te viene el tiempo encima.
Quedan garbanzos del cocido pero no suficientes como para otra convidá en condiciones (salvo que alguno esté habituado a restaurante modernito  y 6 garbanzos nadando con flotador de yerbabuena lacia en piscina de caldo en un plato enorme le parezca cocido desestructurado, en cuyo caso se le cobran 25 € y se le sirve con delantal negro hasta los pies, imprescindibles ambas cosas).

Posibles soluciones: 
Espinacas con ídem. Lo ideal, pero entretenidas. 
Puchero, añadiendo fideos (podría, pero sólo comería uno porque el otro es portador del gen Mafalda, es decir, odia las sopas, cremas, caldos...toda cuchara que no se pueda masticar). 
Un hummus, rico, pero no tengo tahina.

Abres y cierras la nevera como 200 veces viendo sin ver nada... ¡Eh, espera! Un tupper de color entre colorao y marrón. ¡Pisto! Y se te enciende la bombilla.

A prueba de acelerados, vagos y fanáticos odiadores de la cocina. Y encima de rechupete.



Ingredientes del supermercado Gourmet súper caro : 

  • Restos de garbanzos de puchero o cocido. O bote de garbanzos cocido. 
  • Pisto ya hecho o, para los que viven al día, bote de pisto ya elaborado.
  • Especias de vuestra elección. 
  • 1 diente de ajo picado.
  • Aceite de oliva, pimienta, sal. 

Modus operandis complicadissimus: 

  1. Dorar el ajo en un poquito de aceite (no mucho porque ya el pisto es generoso en aceite), sin quemarlo. Bajar el fuego al mínimo y agregar las especias que más os apetezcan (las picantillas van genial con el pisto: curry, comino, pimentón dulce-picante, o simplemente una guindilla) y dejar que suelten aroma unos segundos.
  2. Añadir los garbanzos escurridos y el pisto, subir a fuego medio y remover todo junto hasta que esté calentito y se impregnen bien los sabores. Probar de sal y rectificar si es necesario. 
  3. Servir bien calentito. Habréis tardado como unos 8 minutos en todo el proceso. 


martes, 25 de octubre de 2016

Macarrones de quinoa con berenjenas asadas

¡Qué difícil es encontrar una pasta buena sin gluten! Que no quede gomosa o dura; que no sea sólo de arroz, que parece que estás comiéndote un puchero a la puttanesca; que tenga al menos un par de formatos y no sea spaguetti o espagueti...
Hasta ahora la más rica y con mejor textura de las que había comido era la de maíz de Gallo, pero tampoco me sienta muy bien sólo maíz, así que cuando vi en Mercadona esta italiana con quinoa, además de maíz y arroz,  me la llevé pitando para probarla.
Y he de decir que me ha sorprendido tanto el sabor como, sobre todo, la textura. ¡Qué rica! ¡Y lo que aguanta cocida sin ponerse chiclosa!

La he estrenado con una receta muy mediterránea, de verduras asadas (que es como a mi me gusta la pasta. Las salsas a base de carne o nata me matan de pesadas) acompañadas con un toque sabrosón de aliño de aceitunas y alcaparras. Yo he puesto berenjenas y cebollitas pero podéis poner calabacines, champiñones o tomates. Cualquiera va muy bien con el aliño.
Luego no digáis que la pasta engorda. Receta riquísima y saníisima.



Ingredientes (4p):

  • 300 gr de macarrones de quinoa sin gluten.
  • 1 berenjena grande.
  • 1 cebolla morada grande o 2 pequeñas.
  • 40 gr de aceitunas verdes sin hueso.
  • 30 gr de alcaparras.
  • aceite de oliva, orégano (fresco o seco), sal y pimienta.

Elaboración:

  1. Lavar la berenjena y cortar los extremos. Cortar en rodajas gruesas y salarlas para que suelten jugos amargos. Dejarla en colador unos 10 mts. 
  2. Pelar la cebolla y cortarla en gajos medianos.
  3. Escurrir las berenjenas.
  4. Poner aceite en una plancha o sartén amplia y asar las berenjenas y la cebolla. Pincelar con un poquito de aceite si se quedan secas. También se pueden asar en el horno, rociándolas con un poco de aceite, 15 minutos a 200º.
  5. Mientras, cocer la pasta según el tiempo que indica el paquete. Escurrir.
  6. Una vez blanditas las verduras, cortar la berenjena en cuadrados y separar los gajos de la cebolla en capas. Ponerlas en un cuenco reservado al calor.
  7. Picar las aceitunas y las alcaparras y añadirlas a las verduras. Espolvorear con un poco de orégano y salpimentar (cuidado que aceitunas ya son bastante saladas).
  8. Añadir la pasta al bol de verduras, remover y servir caliente. 

miércoles, 19 de octubre de 2016

Bizcocho de limón y vino dulce sin levadura

Pues no se me había pasado nunca por las mientes publicar esta receta, porque las fotos datan de mis primeros pinitos en esto de retratar viandas, ni siquiera me había planteado lo del blog y sólo las hacía para mostrar a familiares mis progresos en el mundo de la repostería sin gluten.
Pero el otro día estaba trasteando con fotos antiguas por Instagram, vi las de este bizcocho, las iluminé un poco y las publiqué así, sin red.
Cuál no fue mi sorpresa cuando vi los "Me gusta" de la gente, sus comentarios positivos y sobre todo, varias peticiones de receta, atraídos por apariencia casera 100% y por la etiqueta #sinlevadura, ya que cada vez hay más niños y adultos que desarrollan alergia a este producto químico.
Y como si hay que facilitar la vida a la gente, al Loro le faltan alas para ser la primera, aquí va receta. He de decir que está sacada del estupendo blog Bocados dulces y salados, aunque yo la he adaptado sin gluten y le he hecho algún que otro cambio más.
Por favor, no seáis muy duros con fotos hechas con nocturnidad y sin nada de alevosía. Lo importante es el resultado: riquísimo, súper esponjoso y de migar. Lo único que le falta es abuelita al lado haciendo pañito de crochet para ser bizcocho de infancia.



Ingredientes:

  • 6 huevos tamaño L, yemas y claras separadas.
  • 175 gr de azúcar glas (también vale del normal, el glas es para que se mezcle antes) +un poco más para espolvorear.
  • Ralladura de 2 limones.
  • 100 ml de zumo de limón.
  • 100 gr de harina sin gluten Mix Dolci de Shäer + 50 gr de polenta o harina de maiz amarilla (si lo hacéis con gluten, 150 gr de harina de trigo para repostería).
  • 100 ml de vino dulce (yo le puse Pedro Ximénez, que es vino de pasas y va genial con los postres, pero cualquiera blanco dulce vale. Si sois más de afterhours, brandy o ron ;)).
  • 180 ml de aceite de oliva suave (y yo aquí no haría concesiones, porque el de girasol no le da ese sabor que combina tan bien con los cítricos, ni tampoco tiene la misma untuosidad).
  • 1 pellizco de sal para montar claras.

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180º, engrasar y forrar un molde de 23 cm de diámetro.
  2. Batir las yemas con el azúcar glas con la batidora eléctrica (a mano os pueden dar los óleos batiendo) unos 10 minutos. Tienen que doblar su volumen y coger mucho aire, porque eso va a hacer que el bizcocho suba y quede esponjoso.
  3. Agregar los líquidos: aceite, vino y zumo de limón en hilo, sin dejar de batir, ahora ya muy suave. Echar también la ralladura de limón.
  4. Montar las claras a punto de nieve con un pellizco de sal.
  5. Tamizar las harinas y agregarlas suave pero rápidamente a la mezcla, mezclándolas con cuchara de madera. 
  6. Por último añadir las claras montadas, en 3 veces para que no se bajen, incorporándolas con movimientos suaves, de arriba a abajo. Echar la masa en el molde y cocer unos 40-45 minutos (depende de potencia de horno. Si al meter un palillo no sale limpio, dejadlo más tiempo). 
  7. Sacarlo y dejar enfriar en el molde. Se bajará un poco pero no os preocupéis que es normal y seguirá esponjoso. Desmoldar una vez frío y espolvorear con azúcar glas (la receta original lo cubre con un paño húmedo nada más sacarlo del horno para enfriarlo antes. Yo no lo hice porque quería un poco de costra. A vuestra elección lo dejo).

jueves, 13 de octubre de 2016

Lomos de merluza al horno con salsa de aceitunas y alcaparras

¡Qué bueno, qué bueno, qué buenooo! Como decía la canción.
Receta facilona, pero dándole una vuelta a la clásica merluza con patatas al horno. Simplemente, se le añade una picadita de aceitunas y alcaparras y el sabor se dispara a mil. Yo no le pongo anchoas saladas a la picada porque no gustan en casa, pero también se las podéis añadir si os van los sabores decididos.

Fijáos qué pintaza. ¡Y saludable no digamos!


Ingredientes:

  • 1 merluza bien fresca de tamaño mediano. Decir en la pescadería que os saquen los lomos y cortarlos en tacos del tamaño que os guste. También podéis usar los congelados (aunque no saben igual, claro).
  • 1 cebolla grande.
  • 3 patatas.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • un bote de aceitunas (yo tenía de las rellenas de pimiento. Las que más os gusten).
  • alcaparras (de las pequeñas, no alcaparrones)
  • aceite de oliva, sal, pimienta y perejil picado.

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180 º, calor arriba y abajo.
  2. Pelar y picar la cebolla en gajos finos. Pelar y cortar las patatas en rodajas no muy gruesas.
  3. En una fuente de horno poner un poco de aceite y extenderlo bien (que cubra la superficie). Extender encima la cebolla y las rodajas de patata. Salpimentar. Cubrir con papel aluminio y cocer en horno 20 minutos. Quitar el papel y cocer 10 minutos más. Si preferís, en lugar de hacerlas en horno, podéis freír las patatas y cebolla en una sartén con abundante aceite hasta que queden tiernas. Escurrirlas muy bien en este caso.
  4. Mientras, lavar y secar los lomos de merluza, salar (no me gusta la pimienta en pescado, pero a vuestro gusto). Sacar la fuente de patatas (mirar si están tiernas, si no, ponerlas un poco más en horno), poner encima el pescado y rociar con el vino.  Asarlo unos 8 minutos (depende del grosor y de la cantidad. Yo puse 4 tacos medianitos. Si son más gruesos o más cantidad, un poco más de tiempo, pero sin pasarse que la merluza es muy delicada y se hace pronto).
  5. Hacer la salsa de aceitunas: Picar a cuchillo 3 cucharadas de alcaparras, 3 de aceitunas y unas ramas de perejil fresco (también los podéis majar con el mortero si os gusta en plan tapenade. Batidora no aconsejo porque se queda hecho una pasta de color parduzco y de sabor muy fuerte a vinagre de encurtido). Ponerlas en un bol, aliñar con aceite y pelín de vinagre (sal no hace falta, las aceitunas ya llevan).
  6. Sacar el pescado del horno y servir inmediatamente con las patatas en el fondo del plato y el aliño de aceitunas por encima.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Lomos de bacalao confitado con ensalada de algas

Repasando las recetas de pescado creo que ya le voy a tener que dar la razón a mi amiga Rosa: me tengo que hacer mirar lo del bacalao. No es normal la cantidad de veces que sale en el blog.
Pero hay un par de razones bien sencillas: nos gusta y las recetas quedan muy resultonas. Eso no significa que no comamos otros tipos de pescado, de hecho comemos de casi todas las especies menos pescados azules que debemos moderarlos, pero me detengo menos en las elaboraciones o no salen tan fotogénicos como para sacarlos en el blog, o no hay lugar para fotos recién sacados del horno porque se nos enfrían y hay hambre.

Dicho esto, ¡Qué rica está esta receta con algas!
Vaya por delante que en casa nos fascinan, ese sabor salobre, ese olor a mar en los platos. Yo animo al personal a que deje a un lado el posible rechazo por la asociación con algas de las playas, porque no tienen nada que ver: son lechugas marinas, limpias, saludables, con montones de propiedades nutricionales y para los/las que tengan anemia, que le echen una cucharada de algas secas a las comidas y se ahorran los asquerosos bebedizos de hierro (lo digo por experiencia).
En este caso he usado espaguetti de mar porque le va muy bien a la receta, tanto por textura como por sabor. Probad con otros tipos si queréis: Hijiki, Dulse, Salicornias o Wakame irían muy bien también (el Kombu mejor para guisos).
Las podéis comprar secas, como en mi caso. Sólo hay que rehidratarlas; o frescas en lata. A vuestra elección.
El pepino y la cebolla que acompañan a la ensalada de algas es antojo del momento porque me apetecía un toque fresco, pero le podéis poner las verduras que queráis (con taquitos de aguacate también está muy rico).


Ingredientes (4 p):

  • 4 lomos hermosos de bacalao desalado o fresco.
  • 10 gr de alga espagueti de mar.
  • 1 pepino.
  • 1/2 cebolla roja. 
  • 1 limón, sésamo tostado, sal (cuidado que las algas ya son bastante saladas), aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

  1. Hidratar las algas durante 20 mts y escurrir.
  2. Mezclar el aceite, zumo de limón, sésamo. Verterlo sobre las algas  en un recipiente y dejar que maceren 30 mts o 1 hora mejor.
  3. En una cazuela alta poner aceite suficiente para que cubra el bacalao. Agregarle 2 cucharadas soperas de agua y llevar a ebullición. Retirar del fuego y dejar enfriar, unos 10 mts. Meter los lomos y dejar a temperatura ambiente 30 mt aprox. (no se lleva al fuego. Se hará con el calor residual del aceite). Estará hecho cuando se separe en láminas fácilmente.
  4. Pelar y cortar el pepino en rodajas finitas y la cebolla en lascas. Mezclar con la ensalada de algas.
  5. En un plato poner la ensalada de algas en la base,y encima el lomo de bacalao. Regar con un hilillo de aceite del aliño de las algas. 

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Gazpacho de calabacín con picadillo

Siempre ando a la búsqueda de nuevas recetas de gazpachos, salmorejos y cremas frías para amenizar el larguísimo verano andaluz y variar un poco el clásico de tomate. No es porque no me vuelva loca, pero como lo tomo a diario, se me está poniendo una cara de grillo que si me viera Kafka me dedicaba 3 novelas.
Esta receta la he tomado prestada a Enrique Sánchez, el cocinero de Canal Sur, que es muy apañado para estos menesteres, aunque le he introducido algunos cambios (si no, no sería yo jeje).
De la receta original he eliminado el pan porque, honestamente, con estos ingredientes me parece totalmente superfluo: el calabacín tiene mucha menos agua que el tomate y no necesita espesante. Si queréis ponerlo por conservar la similitud con el gazpacho, aquí tenéis receta original Gazpacho de calabacín

También he reducido el acompañamiento, que él pone más barroco. Yo me he limitado a un picadillo de tomate y gambas. No me apetecía recargar.

El resultado es de diez, a pesar de que no le pude poner la albahaca porque se me ha achicharrado la planta con el calorazo. Pero usadla, que le da un color verde y un frescor espectaculares.
Está buenísimo, fresco, ligero...Lo que apetece en esta época.

Verde que te quiero verdeeeee...

Ingredientes (4p):

  • 4 calabacines verdes medianos.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cebolla morada.
  • 1 diente de ajo.
  • 1/2 pepino.
  • unas hojas de albahaca fresca.
  • aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta
Para acompañamiento: 
  • 2 tomates de ensalada
  • 150 gr de gambas
  • aceite de oliva, sal.

Elaboración:

  1. Lavar muy bien los calabacines, trocearlos y cocer en agua hirviendo con sal durante 5 minutos sólo (yo les he rallado un poco la piel, porque las verduras traen tantos pesticidas que me daba cosa ponerla entera. Si son de cultivo ecológico, sin problema). Escurrir y poner en un bol con agua e hielo para cortar la cocción.
  2. Lavar y limpiar el pimiento verde. Pelar el pepino. Trocearlos junto con la cebolla y ponerlos en el vaso de la batidora. Añadir los trozos de calabacín , el diente de ajo, las hojas de albahaca,un vaso de agua, un buen chorreón de aceite, chorrito de vinagre, sal y pimienta. Triturar hasta conseguir una crema (si es necesario, añadid un poco más de agua) y pasadla por un tamiz o el chino para que quede bien fina. Enfriar en nevera.
  3. Cocer las gambas en agua con sal y una hoja de laurel, unos 3 mts después de arrancado el hervor. Escurrir y ponerlas en un plato, tapar con paño humedecido y meter en el congelador unos diez minutos, para que queden bien prietas (o ponerlas en un bol con agua e hielo para cortar la cocción). 
  4. Lavar y pelar los tomates, quitándoles las pepitas, y cortarlos en daditos. Aliñar con un chorrito de aceite y sal. Agregar las gambas peladas y mezclar.
  5. Servir el gazpacho bien frío con el picadillo de gambas. 

lunes, 12 de septiembre de 2016

Veranillo de chipirones con quinoa

Sano, barato, con ingredientes que están en todas las casas, fácil, flexible a variantes, está buenísimo en frío o en caliente ¿Qué más se puede pedir?

El veranillo es un plato típico de Sánlucar de Barrameda (bueno, de casi toda la costa gaditana ya) que consiste en un sabroso refrito de verduras del tiempo, principalmente tomate, pimiento, ajos, cebolla y laurel. Se le suele añadir patatas (para hacer el andalucísimo guiso de papas) y un ingrediente principal, generalmente chocos o calamares.
Yo he sustituido las patatas (intolerancia, también) por quinoa para hacer un plato completo y he seguido la versión de "lujo" de Cosas de comé, que lo hace más fino con los chipis y el azafrán. Si no tenéis vino manzanilla sustituidlo por un blanco seco.
A mi me gusta ahora fresquito pero tibio también está muy rico. Para los jartibles de la cuchara, que se lo tomen a temperatura de puchero.




Ingredientes (2p):

  • 500 gr de chipirones o calamares.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 tomate.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 ajo
  • 1 cucharada de carne de pimiento choricero
  • 1 ramita de tomillo fresco o seco
  • 1 hoja de laurel.
  • 1/2 vaso de manzanilla.
  • una pizca de azafrán (hebras o polvo, da igual).
  • aceite y sal.
  • 1/2 taza de quinoa lavada.
  • 1 taza y media de caldo de verduras o pescado o agua.

Elaboración:

  1. Limpiar los chipirones de las plumas y si son muy frescos, no quitarles la piel, que da rico sabor. Cortarlos en aros no muy finos.
  2. Picar la cebolla menuda y los pimientos en dados. Rehogar todo con el diente de ajo picado, hasta que estén pochados. Añadir el tomate rallado sin piel, la carne de pimiento choricero, el laurel, el tomillo, los chipirones y el azafrán diluido en la manzanilla. 
  3. Cocer sólo 2-3 minutos. 
  4. Mientras se pocha la cebolla, llevar el caldo  a ebullición en una olla pequeña. Agregar la quinoa y dejar cocer tapada, a fuego suave, 15-18 mts.
  5. Mezclar la quinoa con el veranillo y servir caliente o fresco.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Ceviche de bacalao y mango

Como un peruano o un mejicano lean esto me lanzan anatema por herejía y me prohíben la entrada en sus países, porque no es ceviche como Dios manda. Pero en mi descargo tengo que alegar la desgraciada imposibilidad de tomar piques, picantes y levantamuertos varios. Así que ¿Por qué privarme de esta delicia del pacífico? Si, al final, lo que te hace única es hacer las cosas "My Way" (¿verdad Frankie?).
Bueno, aún así, os he puesto en los ingredientes el ají o chile fresco para que lo uséis a discreción.
Aunque lo he hecho con bacalao porque nos priva y lo tenía a mano, queda estupendamente con cualquier otro pescado blanco: merluza, corvina, dorada..
La combinación del dulce del mango con los ácidos del tomate y la lima es espectacular. El pepino es aportación mía porque me encanta el toque de frescor que aporta en las ensaladas y lo de las gotitas de aceite de oliva, ejem, no lo puedo evitar. Tengo que dejar sello de mi tierra andaluza. Le da brillo y resalta el sabor unos kilates.
Los ceviches se suelen acompañar con tortitas de maíz, choclos, y otras exquisiteces andinas. Dejad volar vuestra imaginación, pero si no fuera por el gluten, lo acompañaba con una de las variedades saladas de las tortas de aceite de Inés Rosales, la de sésamo y sal.
¡Hacedlo, que os va a encantar! Y para aquellos que piensen en pescado crudo, se equivocan. Está cocido en el ácido de la lima, como los boquerones en vinagre, la misma elaboración.



Ingredientes (2 personas):

  • 170 gr de bacalao fresco congelado previamente para evitar anisakis. Yo he usado un lomo hermosote.
  • 1/2 pepino rallado
  • 1/2 cebolla morada.
  • 1 tomate pequeño.
  • 1/2 mango maduro si es grande, si es medianito, ponerlo entero.
  • 4 limas o 3 limones
  • ramillete de cilantro fresco.
  • sal, pimienta, chile o ají fresco (yo no le pongo porque no podemos tomar picantes en casa). Unas gotitas (literales, ¡gotitas! tres a lo sumo) de aceite de oliva.
Para más personas sólo hay que doblar los ingredientes

Elaboración:

  1. Cortar la cebolla en lascas finas y ponerlas en remojo en un bol con agua fría y sal durante 5 mts, para quitarle fuerza.
  2. Una vez descongelado el bacalao, retirarle la piel y repasar por si tuviera espinas. Cortarlo en dados pequeños (tamaño bocadito).
  3. Exprimir las limas en un bol o tupper. Agregar los dados de bacalao, la cebolla escurrida y salpimentar. Remover para que quede bien impregnado (el bacalao debe de quedar cubierto con el jugo). Dejar reposar 15 mts en la nevera.
  4. Mientras, hacer el aliño de acompañamiento: Rallar grueso el medio pepino, pelar y cortar el tomate en dados pequeños así como el mango. Picar a cuchillo un buen ramillete de cilantro. Si le pones el ají, cortarlo en aritos.
  5. Sacar el ceviche de nevera, retirar parte del líquido reservándolo en un vasito (porque está buenísimo para beber o por si alguien lo quiere más sopita), añadirle el aliño y el cilantro picado (y el ají). Remover y servir inmediatamente, bien fresquito, con unas gotitas de aceite de oliva.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Bizcocho de zanahorias con pasas

¡Qué me gusta un bizcochito de zanahorias para empezar el día! Vitaminas naranjas y ¡a por el mundo!
Súuper sencillo (sí, ya sé, en cups americanas otra vez, pero es que iba con prisas y no me paré a hacer la conversión a gramos. Sorry) con la particularidad de que en lugar de la tradicional zanahoria rallada se usa su zumo, para terminar antes. Yo le he añadido la pulpa que queda en en la licuadora, porque aquí no se desperdicia nada, y porque le da aún más jugosidad al bizcocho.
Lo de las pasas es opcional. La receta original pedía nueces (en la misma cantidad, por si las preferís), pero no me apetecía un bizcocho pesado, además de que debo dosificar bastante los frutos secos por las alergias.
Y si en lugar de vainilla ponéis ralladura de naranja, la repera de rico.
Casero, casero. No me digáis que no dan ganas de migarlo en el café


Ingredientes:

  • 2 huevos tamaño L
  • 1 1/2 cup de harina sin gluten (yo puse 3/4 cup de arroz integral y 3/4 cup de maizena). Para harina de trigo, misma cantidad.
  • 2 teaspoon (tsp/cuchara de postre) de levadura sin gluten.
  • 1 pellizco de sal.
  • 3/4 cup de azúcar 
  • 1 tsp de esencia de vainilla (1 botecito)
  • 1/3 cup de aceite de oliva suave (girasol quien no le guste el de oliva en bizcochos).
  • 1/2 cup de pasas sultanas
  • 1 cup de zumo de zanahorias y su pulpa (yo tuve que usar 5 medianas. Id calculando dependiendo del tamaño de las zanahorias).

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180º , calor arriba y abajo (yo le pongo también el aire, así que rebajo tiempo de horno).
  2. Engrasar un molde rectangular de 1L y forrarlo con papel de horno.
  3. Raspar las zanahorias, lavarlas y pasarlas por la licuadora hasta obtener la cantidad de zumo necesario. Recoger la pulpa que reste también.
  4. Batir el azúcar con los huevos en un bol hasta que blanqueen. Añadir poco a poco el aceite, luego el zumo de zanahorias con su pulpa y la esencia de vainilla.
  5. Tamizar las harinas en otro bol junto con la levadura y la pizca de sal. Agregarle las pasas y envolverlas bien en harina para que no se vayan al fondo en el bizcocho.
  6. Echar la harina en el bol de los líquidos y mezclar hasta que se incorpore toda.
  7. Poner la masa en el molde y cocer entre 45-50 minutos (si se dora demasiado, cubrir con papel aluminio o de horno una vez pasada la media hora, para que no se baje). 
  8. Sacar, pinchar con brocheta para ver si está hecho (no tiene que salir totalmente limpia pues al ser bizcocho húmedo, siempre queda algo adherido). Dejar reposar 5 mts en el molde y luego, desmoldar sobre una rejilla para que se airee.

viernes, 22 de abril de 2016

Ensalada de espárragos, gambas y mandarinas

Aprovechando los últimos coletazos de las dulces mandarinas, una refrescante y saludable ensalada que en cada bocado cumple con creces las 5 raciones de verduras y frutas que recomiendan tomar cada día, aparte de estar buenísima.
No me diréis que no os cuido para la "Operación bañador de cuello vuelto" ;)


Ingredientes:

  • 1 lata de espárragos blancos o verdes, o verdes frescos (en ese caso cocerlos previamente).
  • 2 calabacines pequeños.
  • 200 gr de gambas congeladas.
  • 2 mandarinas (u otra fruta que os guste).
  • 1 lechuga o 4 cogollos de lechuga.
  • aceite, limón, sal y perejil fresco picado. 1 hoja de laurel.

Elaboración:

  1. Cocer en agua con sal y 1 hoja de laurel las gambas. Escurrir y enfriar en la nevera.
  2. Lavar y raspar los calabacines (o pelar, si la piel está feúcha), cortarlos en rodajas no muy finas y escaldarlos en agua hirviendo con sal durante 1 minuto. Sacar y ponerlos en un bol con agua fría con unos cubitos de hielo para cortar el hervor. Escurrirlos muy bien en papel de cocina. 
  3. Lavar y picar la lechuga. Ponerla en el fondo de una ensaladera. Añadir los espárragos troceados, las gambas peladas, los calabacines y las mandarinas en gajos.
  4. Preparar un aliño de aceite, zumo de limón al gusto, sal y perejil picado. Emulsionar y aliñar la ensalada.

martes, 12 de abril de 2016

Choco Canaleta

Receta recién traída de Punta Umbría, Huelva, para quienes no se manejen por la Andalucía costera.
Y sí, claro, tratándose de Onuba, es de chocos, que están buenos hasta viudos.
¡Qué cosa más rica, barata, fácil de hacer y de comer!
Y no digo nada de la salsa...¡Para comerse un barril!


Ingredientes (4p):

  • 1 kg de chocos limpios.
  • 1 lata pequeña de tomate frito.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 2 rebanadas de pan frito (servidora, sin gluten).
  • 1 cucharada sopera de perejil fresco picado (y no vale el seco, no le da el sabor que necesita este guiso).
  • Un puñado de hebras de azafrán (o molido), nuez moscada, 2 clavos, 1 cucharadita de cominos molidos, 1 hoja de laurel.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.

Elaboración:

  1. Pochar la cebolla en un poco de aceite hasta que esté blanda. Apartar.
  2. En un almirez se ponen 4 cucharadas de las cebollas pochadas, los clavos, el azafrán, nuez moscada, pan frito, perejil, sal y pimienta. Majar hasta hacer una pasta. Reservar.
  3. Trocear el choco en tiras y dorarlo en una cazuela con un poco de aceite, sólo 2 minutos. Añadir inmediatamente el tomate frito, dar un hervor y agregar la cebolla pochada reservada y el vino blanco. Cocer a fuego bajo 1/2 hora. Pasado este tiempo, agregar el majado más un poco de agua si fuera necesario. Cocer 15 mts más. Servir bien calentito.

martes, 5 de abril de 2016

Lomo de cerdo con manzanas y patatas al romero

Me encanta la combinación manzana-patatas en los guisos; les da un puntito de acidez y sabor distinto a lo habitual sin complicaciones.
Además te permite jugar con la salsa: en lugar de la versión tradicional de tomate, he optado por una más ligera y clarita de sidra que es el complemento ideal para la manzana (si no tenéis, la sustituís por cualquier vino blanco bueno que tengáis por casa, no hay que ser exclusivistas).

Yo le he añadido la col porque rima estupendamente con las manzanas y porque para mi, un guiso sin "verde" no es guiso, pero le podéis poner la verdura que más os guste o no ponerla.


Ingredientes (4p):

  • 700 gr de lomo de cerdo en trozos pequeños (o cualquier parte que os guste para guiso).
  • 2 manzanas.
  • 2-3 patatas hermosas.
  • 1/2 col.
  • 1 vaso de sidra o vino blanco.
  • 1 cebolla.
  • 1 cucharada sopera de mostaza (yo no le puse por alergia).
  • 1     "              "       de maizena.
  • caldo de carne o pollo.
  • Aceite de oliva virgen, sal, pimienta, semillas de comino (o en polvo), 1 ramita de romero fresco (o seco si no tenéis).

Elaboración:

  1. Salpimentar y enharinar los trozos de cerdo. Dorarlos en un poco de aceite bien caliente para sellarlos. Reservar aparte.
  2. Picar la cebolla menuda y dorarla en el mismo aceite del cerdo (si hace falta echar una cucharada más) junto a los granos de comino. Dejar ablandar a fuego suave.
  3. Mientras, pelar las patatas y cortarlas en trozos chascando, para que suelten almidón.
  4. Lavar la col y cortarla en tiras.
  5. Agregar las patatas, la col, la mostaza, el romero y el vino a la olla de cebolla. Dejar que reduzca el alcohol y añadir 2 vasos de caldo. Dejar cocer a fuego suave unos 15 mts, hasta que la patata empiece a ablandarse. Añadir entonces las manzanas con piel cortadas en dados y cocer 10 mts más. 
  6. Finalmente, añadir los trozos de carne, un poco más de caldo para que lo cubra y dejar cocer 5 mts (más tiempo pondría la carne correosa).
  7. Servir bien caliente.

lunes, 8 de febrero de 2016

Muslos de pollo con gambas y almendras

Como el pollo es la única carne que puedo comer (supongo que lo habréis notado si seguís con cierta frecuencia esta aventura) intento variar las combinaciones para no cansarme de él, aunque el blog parezca financiado por la pollería "La cresta alegre".

Ya sabéis que es un poco insulsete, pero ahí está el Loro para darle un toque de gracia como en esta receta, que podría muy bien encajar en eso que llaman "mar y montaña" y es muy sabrosa. La combinación de gambas y pollo es riquísima (que se lo digan a los restaurantes chinos que se forran con ella) y encontrarse en la salsa las almendritas es una gozada.
Yo lo he acompañado con un arroz en blanco, que empapado luego en la salsa estaba buenísimo.
Como siempre, fácil, sin complicaciones, asequible y gustosa.



Ingredientes (4p):

  • 8 muslos de pollo.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 puerro.
  • 1 zanahoria.
  • 300 gr de gambas (no valen peladas).
  • 50 gr de almendras tostadas picadas (pueden ser crudas y se tuestan en sartén u horno y se pican luego).
  • 1/2 copa de brandy. 
  • 1 hoja laurel, 1 rama de perejil, sal, pimienta, aceite de oliva.

Elaboración:

  1. Fumet de gambas: pelar las gambas y saltear en una cazuelita con un poquito de aceite las cáscaras y cabezas (reservar las colas para más tarde) durante un par de minutos. Agregar 2 vasos de agua, la hoja de laurel y pellizco de sal. Dejar cocer 20 mts. Colar el caldo con un tamiz, apretando las cáscaras para que suelten jugos. Reservar.
  2. Hacer un sofrito con las verduras muy picaditas. Una vez pochadas, triturar en la batidora (añadir un poco del fumet si cuesta triturar).
  3. En otra cazuela, dorar los muslos de pollo en un poco de aceite. Una vez dorados, descartar la grasa y regar con el brandy. Dejar evaporar el alcohol. 
  4. Añadir la salsa de verduras, aclarar con el caldo si queda muy espesa y dejar cocer unos 40 mts o hasta que esté tierno, a fuego suave. 
  5. Tostar las almendras en sartén sin grasa o en horno. Machacarlas en el almirez o batidora, teniendo en cuenta que no deben quedar molidas sino en trocitos que se perciban.
  6. Al final de la cocción del pollo añadir las colas de gambas reservadas y la picada de almendras. Dejar que cueza unos 5 mts más. Agregar una rama de perejil fresco picado y servir bien caliente, si se quiere, con arroz blanco.

lunes, 1 de febrero de 2016

Lomo de cerdo a la cerveza con mandarinas caramelizadas

De esas veces que te sientes muy orgullosa de un plato, porque sale perfectamente equilibrado: si la cantidad de sabores y matices es un jolgorio, la presentación no le va a la zaga. Entra por los ojos hasta al más inapetente. ¡Naranja vitaminado para el frío invierno!

Y ahí donde lo veis, bastante ligero, porque la salsa no lleva ni natas ni harinas ni exceso de aceite. No lo necesita. La cantidad de verduras la espesa sola.
Sí es verdad que el azúcar puede suponer un problema para diabéticos o los que están a dieta postfiestas, pero con añadir las mandarinas sin caramelizar se solventa el problema y está igual de rico.

(((No hablo de la Armada Invencible de bollo que se ha migado en la salsa. ¡Cómo entiendo a Felipe II! No se puede luchar contra los elementos)))

La idea la saqué de una receta de plato de caza, pero como en casa no gusta, la he adaptado en tiempos y especias (llevaba más) para lomo de cerdo, al que le van divinamente estos sabores agridulces. De todas formas, si la hacéis con conejo, ternera o pollo también quedará estupenda. Sólo tendréis que ajustar los tiempos de cocción.



Ingredientes (4p):

  • 600 gr de lomo de cerdo troceado (o cualquier carne buena para guiso).
  • 1 cebolla.
  • 1 puerro.
  • 1 zanahoria.
  • 1 tomate.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 copa de brandy.
  • 200 ml de cerveza (yo sin gluten).
  • 4 mandarinas hermosas o 5 si son chiquitas.
  • 1 hojas de laurel, pizca de nuez moscada, 1/2 cucharadita de canela molida.
  • Aceite de oliva, pimienta y sal.
Para caramelizar mandarinas:
  • 40 gr de azúcar.
  • 40 ml de zumo de mandarinas (vale del envasado y también de naranja).

Elaboración:

  1. Salpimentar el lomo troceado y sellarlo en una cazuela a fuego vivo con un poco de aceite. Cuando esté doradito, regar con el brandy y dejar evaporar el alcohol y que reduzca un poco el líquido. Reservar.
  2. En otra sartén con un poco de aceite, rehogar la cebolla, ajos, puerro y zanahoria bien picaditos. Cuando se hayan reblandecido un poco agregar el tomate rallado, la piel troceada de 1 mandarina (reservar los gajos), el laurel, la nuez moscada y la canela. Dejar un par de minutos que coja sabor y regar con la cerveza.
  3. Añadir el sofrito a la cazuela de la carne y dejar a cocer a fuego suave, hasta que la carne esté tierna, unos 40-45 mts.
  4. Retirar los trocitos de carne (si lo veis latoso, pasar la verdura antes de echarla sobre la carne) y triturar la verdura, incluida la piel de mandarina (cuidado con el laurel que se olvida! jeje). Pasarla por el tamiz para que quede bien fina. Añadir de nuevo la carne y dejar cocer a fuego suave unos minutos más.
  5. Mientras, hacer un caramelo claro (más almíbar) con el azúcar y el zumo. Retirar del fuego.
  6. Pelar las mandarinas y separarlas en gajos (si tienen pellejo muy basto, quitarlo. Las mías eran finitas, así que las dejé tal cual). Pasar los gajos por el almíbar, que queden bien impregnados, y agregarlos a la cazuela junto con el almíbar, reservando alguno para decoración. Dejar cocer un par de minutos para que la salsa coja sabor, rectificar de sal si es necesario (es guiso agridulce, así que yo no le pondría mucha sal) y servir bien calentito. 

lunes, 25 de enero de 2016

Pan de té con pasas

Bizcocho " very very typical English" para estos días lluviosos aunque en el nombre ponga pan (los ingleses son así, le llaman pan al bizcocho en molde de cake y cake al bizcocho redondo con toneladas de azúcar. Al pan supongo que le hablarán de usted jeje).

Tan typical que está hecho con té. Pero no hojitas molidas como los que se ven por ahí de té verde japonés, sino con la infusión donde se han remojado las pasas.
Una gozada para los amantes de este maravilloso vicio entre los que me encuentro con doctorado "honoris causa".

La receta pide un "Earl Grey" que es la mezcla más común de desayuno british, pero como me hacen poca gracia los tés de mezclas (soy muy sibarita) y tenía en la despensa un exquisito Darjeeling Moscatel que le venía de lujo a las pasas, he usado ese. Vosotros podéis utilizar el que más os guste. Lo que se aprecia en cada bocado es más el aroma del té que su sabor.
También debéis de tener en cuenta que, para que el bizcocho absorba ese líquido y se cueza bien, debe estar más tiempo en el horno.
A mí me ha quedado de un tono más oscuro, no sólo por el té, sino también porque mezclé harina de maíz amarillo con la blanca, por darle salida.

Os aseguro que está delicioso, con un cierto sabor cálido y ahumado, como de mantita y chimenea. Y una compañera ideal, Jane Austen.



Los más golosones pueden tomarlo con mantequilla (o margarina vegetal si son intolerantes) al modo británico. Eso es pase directo a la mesa camilla de la Reina Madre.


Ingredientes:

  • 100 gr de pasas sultanas.
  • 250 ml de té negro de Earl Grey (yo, un Darjeeling moscatel).
  • 55 gr de margarina vegetal fría+ una cucharada más para el molde.
  • 225 gr de harina repostería sin gluten (misma cantidad de harina de trigo si se hace con ella)
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo sin gluten. 
  • 55 gr de azúcar moreno.
  • Ralladuras de 1 limón y 1 naranja.
  • 2 huevos grandes (L) batidos.

Elaboración:

  1. Remojar las pasas sultanas en el té caliente durante 3 horas (o calentar 10 mts en microondas a máxima potencia).
  2. Precalentar el horno  a 160º.
  3. Untar con margarina un molde de cake de 1 l. y forrar con papel de horno.
  4. Tamizar la harina y la levadura en un bol. Añadir la margarina fría y amasar con los dedos hasta que se formen migas.
  5. Agregar las pasas remojadas y el té del remojo, el azúcar, las ralladuras y los huevos. Mezclar con una espátula hasta que todo esté bien integrado y echar en el molde.
  6. Hornear durante 1 h- 1h y cuarto. Comprobar si está hecho introduciendo una brocheta. Si sale limpia, está hecho.
  7. Dejar reposar en el molde 5 mts y luego desmoldar sobre una rejilla para que se enfríe.

lunes, 18 de enero de 2016

Arroz meloso de calamares y alcachofas

Cuantos más restos lleve, más rico está un arroz.
Y eso es lo que tiene éste. Un saqueo de verduras que realicé en el cajón de la nevera al que añadí unos calamares para darle un poco de salero al plato.

Sabrosura con poquito dinero. ¿Gustan?




Ingredientes:

  • 1/2 kg de calamares.
  • 1 puerro.
  •  2 dientes de ajo.
  • 4 alcachofas.
  • 1 zanahoria.
  • 1 pimiento rojo o verde.
  • 2 tomates maduros.
  • 1 vaso de arroz.
  • 4 vasos de caldo de pescado o verduras. 
  • 1 cucharadita de pimentón dulce, una pizca de cominos molidos, 1 cucharadita de azafrán
  • aceite de oliva y sal.

Elaboración:

  1. Limpiar los calamares de intestinos y telilla y cortarlos en aros.
  2. Lavar y picar menudo puerro, zanahoria y pimiento.
  3. Sofrito: en una sartén amplia o tartera dorar los calamares troceados en un poco de aceite. Añadir el puerro, los dientes de ajo enteros y golpeados (sin piel), las zanahorias y los pimientos.
  4. Quitar las hojas más duras de las alcachofas, parte del rabo y cortarlas en cuartos, frotándolas con limón para que no se ennegrezcan. Agregar al sofrito y rehogar un par de minutos. 
  5. Rallar o trocear pequeños los tomates.
  6. Añadirle entonces el pimentón, el comino, el azafrán, la sal y los tomates rallados. Dejar que se fría bien el tomate, unos 15 mts a fuego medio.
  7. Agregar el arroz, rehogar 1 mt y añadir los 4 vasos de caldo caliente. Rectificar de sal y dejar cocer 18 mts (primero fuego fuerte y luego fuego suave). Dejar reposar un par de minutos y servir. 

lunes, 11 de enero de 2016

Albóndigas de bacalao en salsa de almendras y azafrán

¡¡¡FELIZ AÑO!!!
De vuelta de un merecido descanso del blog retomo las publicaciones aunque, eso sí, piano piano.
Y para esta repesca os traigo receta con las marcas de la casa del Loro: fácil, rápida, ligera, sana y, comprobando el archivo, con una constante que  no me me extraña que me llamen Lady Bacalao (¿A ver si soy de Bilbao y no me he enterao?).
Espero que las disfrutéis tanto como nosotros porque están muy ricas.



Ingredientes:

  • 250 gr de bacalao desalado (lomos o tiras o desmigado).
  • 100 gr  de pan sin gluten y sin corteza
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 1/2 vaso de leche (yo, agua de cocción del bacalao).
  • 10 almendras o avellanas tostadas.
  • 1 cucharadita de azafrán molido o en hebras.
  • 1 ramita de perejil fresco picado.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • perejil, harina sin gluten, sal, pimienta, 1 hoja de laurel.
  • 1 puerro
  • 1/2 cebolla.
  • patatas fritas para acompañar.

Elaboración:

  1. Cocer el bacalao en una olla con agua y la hoja de laurel a fuego lento, unos 3-4 mts. Apartar del fuego, dejar enfriar un poco y eliminar la piel y las espinas (si son lomos). Desmenuzar y reservar el agua de cocción.
  2. Remojar la miga de pan en 1 vaso con el agua de cocción. Escurrir y mezclar con  el huevo batido, el huevo batido, el bacalao desmigado y el perejil picado.
  3. Formar las albóndigas, pasarlas por harina y freír en un poco de aceite caliente pero no hirviendo que se queman.
  4. Lavar el puerro y la cebolla. Cortarlos ambos en juliana. Pocharlos en un poco de aceite en una olla.
  5. Mientras, majar en un almirez las almendras con el azafrán. Regar con el vino blanco y echar este majado a la olla de la cebolla cuando ésta y el puerro estén blandos.
  6. Agregar las albóndigas más el caldo de cocción del bacalao necesario para que casi las cubra. Cocer unos 10- 15 mts a fuego bajo pero que mantenga el hervor. 
  7. Freír unas patatas cortadas a cuadritos y servir con las albóndigas calentitas. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly