miércoles, 19 de octubre de 2016

Bizcocho de limón y vino dulce sin levadura

Pues no se me había pasado nunca por las mientes publicar esta receta, porque las fotos datan de mis primeros pinitos en esto de retratar viandas, ni siquiera me había planteado lo del blog y sólo las hacía para mostrar a familiares mis progresos en el mundo de la repostería sin gluten.
Pero el otro día estaba trasteando con fotos antiguas por Instagram, vi las de este bizcocho, las iluminé un poco y las publiqué así, sin red.
Cuál no fue mi sorpresa cuando vi los "Me gusta" de la gente, sus comentarios positivos y sobre todo, varias peticiones de receta, atraídos por apariencia casera 100% y por la etiqueta #sinlevadura, ya que cada vez hay más niños y adultos que desarrollan alergia a este producto químico.
Y como si hay que facilitar la vida a la gente, al Loro le faltan alas para ser la primera, aquí va receta. He de decir que está sacada del estupendo blog Bocados dulces y salados, aunque yo la he adaptado sin gluten y le he hecho algún que otro cambio más.
Por favor, no seáis muy duros con fotos hechas con nocturnidad y sin nada de alevosía. Lo importante es el resultado: riquísimo, súper esponjoso y de migar. Lo único que le falta es abuelita al lado haciendo pañito de crochet para ser bizcocho de infancia.



Ingredientes:

  • 6 huevos tamaño L, yemas y claras separadas.
  • 175 gr de azúcar glas (también vale del normal, el glas es para que se mezcle antes) +un poco más para espolvorear.
  • Ralladura de 2 limones.
  • 100 ml de zumo de limón.
  • 100 gr de harina sin gluten Mix Dolci de Shäer + 50 gr de polenta o harina de maiz amarilla (si lo hacéis con gluten, 150 gr de harina de trigo para repostería).
  • 100 ml de vino dulce (yo le puse Pedro Ximénez, que es vino de pasas y va genial con los postres, pero cualquiera blanco dulce vale. Si sois más de afterhours, brandy o ron ;)).
  • 180 ml de aceite de oliva suave (y yo aquí no haría concesiones, porque el de girasol no le da ese sabor que combina tan bien con los cítricos, ni tampoco tiene la misma untuosidad).
  • 1 pellizco de sal para montar claras.

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180º, engrasar y forrar un molde de 23 cm de diámetro.
  2. Batir las yemas con el azúcar glas con la batidora eléctrica (a mano os pueden dar los óleos batiendo) unos 10 minutos. Tienen que doblar su volumen y coger mucho aire, porque eso va a hacer que el bizcocho suba y quede esponjoso.
  3. Agregar los líquidos: aceite, vino y zumo de limón en hilo, sin dejar de batir, ahora ya muy suave. Echar también la ralladura de limón.
  4. Montar las claras a punto de nieve con un pellizco de sal.
  5. Tamizar las harinas y agregarlas suave pero rápidamente a la mezcla, mezclándolas con cuchara de madera. 
  6. Por último añadir las claras montadas, en 3 veces para que no se bajen, incorporándolas con movimientos suaves, de arriba a abajo. Echar la masa en el molde y cocer unos 40-45 minutos (depende de potencia de horno. Si al meter un palillo no sale limpio, dejadlo más tiempo). 
  7. Sacarlo y dejar enfriar en el molde. Se bajará un poco pero no os preocupéis que es normal y seguirá esponjoso. Desmoldar una vez frío y espolvorear con azúcar glas (la receta original lo cubre con un paño húmedo nada más sacarlo del horno para enfriarlo antes. Yo no lo hice porque quería un poco de costra. A vuestra elección lo dejo).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly