martes, 23 de septiembre de 2014

Buckle de ciruelas y melocotones

¡Qué ganas tenía de días nublados y con tormentas!
Aunque sigue haciendo calorcita, una tarde de lluvia siempre significa una cosa: horno y bizcocho.
Con las primeras gotas saltó un resorte en mi interior y me puse como una loca a sacar moldes, harinas, batidora ¡Casi les doy un beso!
Y además contaba con estupenda fruta de temporada, de las que no se pierden en el horneado, como son los melocotones y las ciruelas.
¿Hay mejor manera de darle la bienvenida al Otoño que con un libro y un tibio bizcocho?


¿Qué hago? Busco en arsenal de recetas y Martha Stewart se lleva el gato al agua. No es la primera vez. En su libro de Cakes, aparte de contener bizcochos de todos los colores y fotos preciosas, las recetas son tan precisas y están tan bien explicadas que no fallan (yo lo compré en Amazon en una oferta de libros en inglés y me salió muy bien de precio)


Esta es la tercera que hago, adaptándola a sin gluten y sin lácteos y me ha salido tal cual. En el libro se hace con nectarinas, pero como en casa no hacen gracia, melocotones que tienen más sabor. Aunque también podéis combinar las frutas que más os gusten, una más recia y otra más suave: manzanas y ciruelas, o frutos rojos...
¿Y eso tan raro de Buckle qué es? Bueno, pues el nombre de un tipo de cake norteamericano que deriva de los inmigrantes, que en el fondo no es más que un bizcocho con mucha fruta, más que harina en su masa, que lo hace terriblemente jugoso, cubierto con esas famosas y crujientes migas invento alemán, el streusel.

Y ya no doy más explicaciones. Lo mejor, probadlo. Lo primero que notas es el crunch crunch dulce de la cobertura y luego....mmmmhhh la fruta que se te deshace en la boca.


Aquí, recién salido del horno. Luz artificial, pero creo que se aprecia el dorado crujiente. ¡Y cómo olía, Dios mío! Me tuve que amarrar a un poste como Ulises para no hincarle el diente en ese momento. Aunque me achicharrara la boca.


Único problema para hacerlo: las medidas. Sí, los norteamericanos en esto de la repostería siguen en los carromatos de la Conquista del Oeste, cuando no tenían balanzas.
Todas las recetas vienen en cups (tazas) y spoons (cucharas). Pero no equivalen a nuestras tazas de desayuno ni a nuestras cucharas. Por eso recomiendo comprar un juego de cada una, que ya los venden hasta en los chinos, y olvidarse de farragosas conversiones que al final no dan el peso exacto.
Estas son las mías y aunque al principio me liaba un poco con 1 3/4 cups ya le he cogido el tranquillo.


 ¿Merecen la pena? Para mi sí, porque me gustan mucho esas recetas.

Ingredientes (8-10 p. Molde cuadrado de 22-23 cm):

Para el streusel o cobertura:
  • 6 tablespoons de margarina vegetal ablandada.
  • 1/4 taza de azúcar moreno de caña integral.
  • 1 taza (cup) de harina Mix Dolci Schär
  • 1 pizca de sal fina.
Para el bizcocho:
  • 6 tablespoons de margarina vegetal ablandada (4 para el bizcocho, 2 para el molde).
  • 1 1/2 tazas (cups) de harina Mix Dolci de Schär.
  • 1 cup más 2 tablespoons de azúcar blanquilla.
  • 1 1/2 teaspoons de levadura sin gluten.
  • 1/8 teasp. de canela molida.
  • 3/4 teasp. de sal fina
  • 1 teasp. de extracto de vainilla.
  • 1 huevo L
  • 2/3 cup de leche de arroz.
  • 2 cups de ciruelas rojas maduras pero enteras, deshuesadas y troceadas (yo no tenía de las rojas, así que le puse de las moraditas pequeñas. Estaban muy maduras y la piel regular, así que las pelé. No queda el bonito efecto bicolor de rojo y amarillo, pero no afecta al sabor. Eran de tamaño mediano-pequeño y me entraron 10).
  • 2 cups de melocotones pelados y cortados en cuñas (dos melocotones medianos).
  • 1 tablesp. de zumo de limón.

Elaboración:

El streusel o cobertura:

En un bol batir la margarina con el azúcar hasta que esté cremosa. Añadir la harina y la sal. Trabajar con los dedos hasta que se formen migas gorditas (no manosear mucho que se derrite la margarina). Guardar en la nevera.
El bizcocho:
  1. Precalentar el horno calor arriba y abajo a 180º . Enmantequillar y forrar con papel de horno un molde cuadrado de 22 o 23 cm.
  2. En un bol, mezclar la harina tamizada con 3/4 taza del azúcar blanquilla, la levadura, canela y la sal.
  3. En otro bol batir la leche, el huevo, las 4 tablesp. de margarina. Añadir a los ingredientes secos (harina) y mezclar hasta conseguir una masa homogénea. Verter sobre el molde.
  4. Pelar y cortar la fruta, ponerla en un bol y añadir el zumo de limón y el azúcar restante 1/4 de cup+2 tablespoons, y la pizca de sal. Mezclar suavemente.
  5. Poner con cuidado las frutas sobre la masa junto al juguito que suelten (fundamental, que está de miedo).
  6. Sacar el streusel del frigo y esparcir sobre la fruta, cubriendo todo el molde.
  7. Hornear 1 hora y 15 mts hasta que la costra esté dorada, crujiente y se resquebraje. Si se dora demasiado, tapar con papel de horno. Si lo haces en horno de convección o aire como yo, o rebajas 10º la temperatura o lo dejas menos tiempo (bueno, comprueba con una brocheta como siempre si está hecho). A mi se me hizo en 1h 10 mts escasos.
  8. Sacar del horno y poner el molde sobre una rejilla. A los 10 mts, sacar el buckle del molde y dejar enfriar sobre la rejilla, al menos 1 h. Se toma a temperatura ambiente. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly