Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Risotto de espárragos y gambas al vino blanco

Imagen
Receta fácil, rápida, sabrosa, que gusta a grandes y pequeños, además de aprovechar los estupendos espárragos que están ahora en su mejor momento de una manera distinta, que siempre tendemos al tradicional "esparragao".

Y también para animar a aquellos que en su vida han comido un espárrago fresco porque siempre lo han visto en lata. Ya les digo que no hay color. Del sabor a hierba fresca, a tierra, del natural no queda ni rastro en la lata. Así que pónganse en modo Heidi y disfruten de los productos de la pradera primaveral :).

La receta no tiene ningún secreto salvo el toquecito del caldo: al hacerlo con las cáscaras de las gambas le da un subidón de sabor que no tendría si sólo le echásemos agua.


Ingredientes (4p):1 manojo de espárragos verdes frescos (o de lata si te es más cómodo).1/4 kg de gambas congeladas medianitas1 puerro300 gr de arroz1 vaso de vino blanco de calidad.parmesano rallado (yo nothing de nothing, pero lo pongo para recordárselo al personal que disfrute…

Calamares rellenos de espinacas con pasas y piñones

Imagen
Aunque ya había subido varias recetas de y con calamares (¡qué raro, calamares yo!) no había puesto ninguna de los susodichos habituales rellenos.
Y es que, a pesar de estar muy ricos, nos resistimos un poco a meternos en el fregado porque la que se monta en la cocina (la mía es un chisquete donde si pillas medio kilo ya no puedes abrir la puerta de la nevera) es de Atila jugando al coger.

No son nada difíciles, pero se ensucian tantos cacharros que nos da un poco de pereza. Yo los veo como receta ancestral, de esas en las que el tiempo se medía con relojes de antaño, que no marcaban horas sino momentos.
De hecho, cada vez se ven menos por los blogs de cocina y en las listas de tapas de los bares, donde formaban parte de la parroquia rellenos de carne picada o de huevo duro, lo más baratito.
A mi ese relleno me hace menos gracia porque está más seco y entacado (será porque lo inflan a pan rallado). Me gustan más con arroz o con verduras, como los que os traigo hoy, en los que el liger…

Cake salado de pavo y aceitunas

Imagen
Cuando iba a zambullirme de lleno en la escritura de esta nueva entrada me he dado cuenta de que, a pesar de ser receta que nos encanta y repetimos en numerosas ocasiones con variantes, no había publicado ninguna en los dos años que llevo con el blog. ¿Cómo es posible?
Creo que la explicación se debe a que, generalmente, hago estos cakes salados para las cenas, porque apenas ensucian, son fáciles, con ingredientes de restos de nevera y se comen sin sentir (como que es raro que lleguen vivos al día siguiente). 


El grave problema de sacar fotos de recetas con nocturnidad  (y más con la pedestre cámara de un móvil) es que salen poco favorecidas, con ojeras del cansancio acumulado del día y la decoración de fondo, en bata y zapatillas.  Impresentables hasta en un concurso de cocina de estudiantes emigrados.
Este cake no se libró de la nocturnidad, pero tenía tantas ganas de subirlo al blog para que vieseis lo rico y resultón que es, que encendí toda la candelería del salón para iluminarlo…

Ensalada de pasta con pollo, brocoli y pimientos asados

Imagen
Si las tiendas anuncian "Mid season" (el entretiempo de toda la vida) el loro no va a ser menos. ¿Y qué tiene que ver la gimnasia con la magnesia? Mucho. 
Esta propuesta podríamos calificarla como ensalada de entretiempo, ya que contiene una verdura tradicionalmente de invierno, el brócoli, que la mayoría de la gente cocina en caliente, al modo de sus primas, las coles y coliflores.
Pero como gracias a los invernaderos hoy en día podemos disfrutarla todo el año, os doy una idea para sacarle partido en ensalada, donde no sólo queda riquísima sino que da mucho juego, relevando un poco a la omnipresente lechuga, que también cansa.  Yo le suelo dar un hervor muy corto, para que quede "al dente" como dicen ahora los fatiguitas de los fogones, y la sirvo tibia. La gran ventaja es que aguanta muy bien la nevera y combina con cualquier base que queráis poner: pasta, arroz, cuscús, quinoa o legumbres. No tenéis más que añadir una proteína y más verduras y tenéis plato único…

Printfriendly