miércoles, 19 de noviembre de 2014

Pollo a la naranja con ciruelas pasas y cuscus de quinoa (Pollo del Loro)

Sí, sí, leéis bien, Pollo del Loro, porque esta receta es creación genuina y propia (y mi favorita). Todas las demás que veáis por ahí, advocaciones jeje.
Combino los sabores que más me gustan en guisos, como son la acidez de la naranja y el dulzor de las ciruelas pasas, con el puntito del azafrán, que ennoblece cualquier plato. Y remato con hierbas aromáticas. Sencillo pero ¡E-PA-TAN-TE!.
Además, como lo hago en la olla rápida, en 8 mts lo tengo listo.

A los que os gusten los orejones (a mi no) podéis añadirlos y si no tenéis ciruelas pasas, sultanas o pasitas de corinto. Las que prefiráis, pero debe haber una fruta dulce que contraste con la naranja.
En cuanto a la salsa, un palito de canela le viene de lujo, pero como yo no puedo tomarla, lo cambio por las hierbas.
Acompañar este rico pollo con patatas fritas sería delito penado con inmediata excomunión, entre otras cosas, porque no pegan los sabores y lo rebaja de categoría, así que he optado por un cuscus de quinoa. Le da el toque moruno que pide la receta, pero sin gluten.

Ya os he hablado de la quinoa con ocasión de un pan que hago con la harina. Pero como más se usa es en grano, como el arroz. Y no sólo porque carece de gluten, sino porque no es un cereal, sino un alimento súper completo que además tiene un sabor exquisito. Es cara, sí, pero sacia tanto que las cantidades que se usan son menores que las de arroz o del cuscus de trigo.
De cualquier manera, si resulta extraña la quinoa, acompañad con un arroz con algún fruto seco, como las almendras o los anacardos. Y si no tenéis intolerancia al gluten, el clásico cuscus de trigo que ya venden precocido le va ideal.



Espero que la hagáis porque la salsa está para cantarle dos saetas, quiebro incluido.

Ingredientes:

  • 4 muslos con sus contras, muslos enteros y contras a troceados a la mitad.
  • 1 cebolla 
  • el zumo de 2 naranjas y la ralladura de 1
  • unas 14-16 ciruelas pasas (yo las compré casi "frescas" en el especiero así que no tuve que remojarlas. Si son de paquete o están muy secas, dejadlas en remojo un rato)
  • 1 cucharada sopera de miel.
  • unas hebras de azafrán o 1/2 cucharadita de azafrán en polvo (y nada de sucedáneos que no dan sabor y es fundamental para la receta).
  • 1 ramita de romero o tomillo fresco (o los dos)
  • 1 taza de desayuno de quinoa en grano
  • el doble de la taza de caldo de pollo
  • aceite y sal

Elaboración:

  1. En una cacerola amplia dorar el pollo en el aceite. Una vez dorado, retirarlo y mantener en una fuente tapado.
  2. Retirar parte del aceite, dejando sólo el necesario para pochar la cebolla picada fina (eso evitará que quede la salsa grasienta). Cuando esté casi pochada, añadir la miel y dejar que se caramelice un poco.
  3. Envolver las hebras de azafrán en un trozo de papel aluminio y tostar sin grasa en una sartén pequeña hasta que empiece a soltar aroma. Retirar con cuidado (si es en polvo no hace falta que lo tostéis).
  4. Poner en la olla rápida el fondo de cebolla. Añadir el zumo de las naranjas, la ralladura, el azafrán, las hierbas y el pollo. El líquido debe quedar al ras del pollo, no cubrirlo. Si véis que el zumo se queda corto, agregar un poco de caldo de pollo. Guisar 2 anillos 8 mts. En cocción tradicional, 50 mts-1hora a fuego lento.
  5. Mientras, hacer el cuscus. Llevar a ebullición el caldo de pollo. Cuando hierva, añadir la quinoa y cocer a fuego suave 15-18 mts. Yo no le pongo especias porque ya las lleva la salsa del pollo.
  6. Una vez hecho el pollo, pinchar y comprobar si está tierno (el mío, agua). Retirar el pollo y pasar la salsa por la batidora. 
  7. Volver a poner al fuego el pollo con la salsa triturada y añadir las ciruelas. Calentar unos 5 mts a fuego suave.
  8. Servir el pollo bien caliente rociado con la salsa y acompañado con la quinoa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly