Crema de coliflor con pescado al aceite de pimentón

Mira que me resistía yo a hacer crema de coliflor,  a pesar del buen cartel que tenía en revistas y recetarios. Me parecía que sería un engrudo difícil de digerir. Nada más ver el aspecto me recordaba la mezcla para enfoscar (si no sabéis lo que es, es que tenéis menos de 30 años y no habéis salido de los mundos imaginarios de la Play)
Pero cuán equivocada estaba, como tantas veces en el mundo de las cremas. Me suelo resistir a ellas porque me gusta más la verdura al natural, sentir su textura. Pero una dolorosa racha de artrosis mandibular me tiene abonada al potito de mayores, así que para no quedar hastiada de la crema de calabacín o de calabaza, me veo obligada a probar otras verduras susceptibles de ser trituradas, añadiendo la proteína que no puedo masticar.
He de confesar que esta de coliflor está riquísima, es suave, muy digerible y nada engrudo. Yo la he enriquecido con pescado por mi problema, pero se le puede añadir pollo o nada.
La leche de almendras es idea mía, en lugar de la consabida nata. Y, modestia aparte, es un acierto gourmet, porque le da un sabor espectacular. Ya sabemos que a la coliflor y otras coles le van muy bien las almendras.
El aceite de pimentón también es cosecha propia, trasladando un aderezo habitual de la coliflor a la crema, sin el ajo que aquí quedaría demasiado fuerte.
Espero que la probéis porque merece la pena. Yo estoy lanzada. Ya casi me voy a atrever con la temida crema de guisantes que tan buena fama tiene.



Ingredientes:

  • Media coliflor si es grande. Si es de las pequeñas, entera.
  • 1 puerro.
  • 1 vaso de leche de almendras.
  • 200 gr de pescado blanco (el que queráis) sin piel ni espinas.
  • pimentón dulce de la Vera.
  • AOVE, sal.
  • Caldo de verduras.

Elaboración:

  1. En un cazo pequeño, poner a calentar medio vaso de aceite, sin que llegue a hervir ni humear en ningún momento. Echarle una cucharadita de pimentón y retirar inmediatamente del fuego. Dejar reposar.
  2. Lavar y cortar en ramitos la coliflor. Limpiar el puerro y cortar en rodajas, usando sólo la parte blanca.
  3. Sofreír el puerro en un poco de aceite en una cazuela. Cuando empiece a ablandarse, añadir la coliflor, la leche de almendras y un poco de caldo si es necesario, para que la cubra. Salar. Dejar cocer hasta que esté blanda. En los últimos 5 minutos, agregarle el pescado troceado. 
  4. Triturar este compuesto hasta que quede una crema fina  pero espesa (pasadla por tamiz si quedan grumos).
  5. Servir caliente, tibia o incluso fresca, rociada con el aceite al pimentón.

Comentarios

Printfriendly