viernes, 20 de noviembre de 2015

Pechuga de pollo braseada sobre crema de mango al azafrán

Esta es de las recetas que con poquísimo gasto te luces sí o sí. Basta detenerse un minuto en la presentación y éxito conseguido.
Es rápida, facilísima, con una mezcla de sabores agridulces riquísima, mientras que el toque del azafrán eleva el plato a nivel gourmet.
La clave está en el punto justo de la pechuga y en la salsa. Yo he utilizado caldo en lugar de nata para darle textura y sabor, primero porque la nata de arroz es dulce y con el mango iba a salir caramelo, y segundo por ahorrar calorías. De todas formas, si os gustan las salsas cremosas, usad nata que le dará un toque excepcional.
En cuanto a los mangos, no son los de Burkina Faso como recomienda mi admirada experta en mangos, mangas y otros especímenes Elena Armengot, pero los de la costa tropical granaína han salido airosos del empeño.
Fijáos qué pintaza







Ingredientes (4p):

  • 4 pechugas de pollo limpias y enteras (si son pequeñas) o 3 si son más hermosas.
  • 2 mangos maduros.
  •  1 taza de caldo de pollo para la crema o nata si no tienes problemas de lactosa.
  • unas hebras de azafrán.
  • zumo de 2 limones.
  • tomillo, aceite, sal.

Elaboración:

  1. Poner las pechugas en un bol y cubrir con el zumo de los limones y tomillo picado. Tapar y dejar macerar un par de horas en la nevera.
  2. Pelar los mangos y quitarles el hueso. Diluir las hebras de azafrán en el caldo (o nata) templado. Dejar enfriar del todo.
  3. Triturar la pulpa del mango en la batidora añadiendo el caldo o nata suficientes para que quede una textura cremosa, no demasiado líquida. Añadir un poco de sal al gusto. Es para matizar el dulzor del mango, pero si lo prefieres muy dulce, no lo sales.
  4. Escurrir la pechuga de la marinada y hacerla en una plancha: primero a fuego fuerte para dorarla y luego bajarlo a fuego medio para que se haga por dentro, pero que quede un pelín rosita para que esté más jugosa. El tiempo, depende del grosor de la pechuga. Calcular unos 10 mts más o menos. Bañar con un poco de la marinada si veis que se quema demasiado.
  5. Servir: extender sobre un plato un cucharón de la crema de mango y disponer encima la pechuga loncheada o entera. Adornar con hebras de azafrán o en polvo el plato si se quiere dar una presentación más aromática y atractiva.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly