miércoles, 21 de septiembre de 2016

Gazpacho de calabacín con picadillo

Siempre ando a la búsqueda de nuevas recetas de gazpachos, salmorejos y cremas frías para amenizar el larguísimo verano andaluz y variar un poco el clásico de tomate. No es porque no me vuelva loca, pero como lo tomo a diario, se me está poniendo una cara de grillo que si me viera Kafka me dedicaba 3 novelas.
Esta receta la he tomado prestada a Enrique Sánchez, el cocinero de Canal Sur, que es muy apañado para estos menesteres, aunque le he introducido algunos cambios (si no, no sería yo jeje).
De la receta original he eliminado el pan porque, honestamente, con estos ingredientes me parece totalmente superfluo: el calabacín tiene mucha menos agua que el tomate y no necesita espesante. Si queréis ponerlo por conservar la similitud con el gazpacho, aquí tenéis receta original Gazpacho de calabacín

También he reducido el acompañamiento, que él pone más barroco. Yo me he limitado a un picadillo de tomate y gambas. No me apetecía recargar.

El resultado es de diez, a pesar de que no le pude poner la albahaca porque se me ha achicharrado la planta con el calorazo. Pero usadla, que le da un color verde y un frescor espectaculares.
Está buenísimo, fresco, ligero...Lo que apetece en esta época.

Verde que te quiero verdeeeee...

Ingredientes (4p):

  • 4 calabacines verdes medianos.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cebolla morada.
  • 1 diente de ajo.
  • 1/2 pepino.
  • unas hojas de albahaca fresca.
  • aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta
Para acompañamiento: 
  • 2 tomates de ensalada
  • 150 gr de gambas
  • aceite de oliva, sal.

Elaboración:

  1. Lavar muy bien los calabacines, trocearlos y cocer en agua hirviendo con sal durante 5 minutos sólo (yo les he rallado un poco la piel, porque las verduras traen tantos pesticidas que me daba cosa ponerla entera. Si son de cultivo ecológico, sin problema). Escurrir y poner en un bol con agua e hielo para cortar la cocción.
  2. Lavar y limpiar el pimiento verde. Pelar el pepino. Trocearlos junto con la cebolla y ponerlos en el vaso de la batidora. Añadir los trozos de calabacín , el diente de ajo, las hojas de albahaca,un vaso de agua, un buen chorreón de aceite, chorrito de vinagre, sal y pimienta. Triturar hasta conseguir una crema (si es necesario, añadid un poco más de agua) y pasadla por un tamiz o el chino para que quede bien fina. Enfriar en nevera.
  3. Cocer las gambas en agua con sal y una hoja de laurel, unos 3 mts después de arrancado el hervor. Escurrir y ponerlas en un plato, tapar con paño humedecido y meter en el congelador unos diez minutos, para que queden bien prietas (o ponerlas en un bol con agua e hielo para cortar la cocción). 
  4. Lavar y pelar los tomates, quitándoles las pepitas, y cortarlos en daditos. Aliñar con un chorrito de aceite y sal. Agregar las gambas peladas y mezclar.
  5. Servir el gazpacho bien frío con el picadillo de gambas. 

lunes, 12 de septiembre de 2016

Veranillo de chipirones con quinoa

Sano, barato, con ingredientes que están en todas las casas, fácil, flexible a variantes, está buenísimo en frío o en caliente ¿Qué más se puede pedir?

El veranillo es un plato típico de Sánlucar de Barrameda (bueno, de casi toda la costa gaditana ya) que consiste en un sabroso refrito de verduras del tiempo, principalmente tomate, pimiento, ajos, cebolla y laurel. Se le suele añadir patatas (para hacer el andalucísimo guiso de papas) y un ingrediente principal, generalmente chocos o calamares.
Yo he sustituido las patatas (intolerancia, también) por quinoa para hacer un plato completo y he seguido la versión de "lujo" de Cosas de comé, que lo hace más fino con los chipis y el azafrán. Si no tenéis vino manzanilla sustituidlo por un blanco seco.
A mi me gusta ahora fresquito pero tibio también está muy rico. Para los jartibles de la cuchara, que se lo tomen a temperatura de puchero.




Ingredientes (2p):

  • 500 gr de chipirones o calamares.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 tomate.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 ajo
  • 1 cucharada de carne de pimiento choricero
  • 1 ramita de tomillo fresco o seco
  • 1 hoja de laurel.
  • 1/2 vaso de manzanilla.
  • una pizca de azafrán (hebras o polvo, da igual).
  • aceite y sal.
  • 1/2 taza de quinoa lavada.
  • 1 taza y media de caldo de verduras o pescado o agua.

Elaboración:

  1. Limpiar los chipirones de las plumas y si son muy frescos, no quitarles la piel, que da rico sabor. Cortarlos en aros no muy finos.
  2. Picar la cebolla menuda y los pimientos en dados. Rehogar todo con el diente de ajo picado, hasta que estén pochados. Añadir el tomate rallado sin piel, la carne de pimiento choricero, el laurel, el tomillo, los chipirones y el azafrán diluido en la manzanilla. 
  3. Cocer sólo 2-3 minutos. 
  4. Mientras se pocha la cebolla, llevar el caldo  a ebullición en una olla pequeña. Agregar la quinoa y dejar cocer tapada, a fuego suave, 15-18 mts.
  5. Mezclar la quinoa con el veranillo y servir caliente o fresco.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Ceviche de bacalao y mango

Como un peruano o un mejicano lean esto me lanzan anatema por herejía y me prohíben la entrada en sus países, porque no es ceviche como Dios manda. Pero en mi descargo tengo que alegar la desgraciada imposibilidad de tomar piques, picantes y levantamuertos varios. Así que ¿Por qué privarme de esta delicia del pacífico? Si, al final, lo que te hace única es hacer las cosas "My Way" (¿verdad Frankie?).
Bueno, aún así, os he puesto en los ingredientes el ají o chile fresco para que lo uséis a discreción.
Aunque lo he hecho con bacalao porque nos priva y lo tenía a mano, queda estupendamente con cualquier otro pescado blanco: merluza, corvina, dorada..
La combinación del dulce del mango con los ácidos del tomate y la lima es espectacular. El pepino es aportación mía porque me encanta el toque de frescor que aporta en las ensaladas y lo de las gotitas de aceite de oliva, ejem, no lo puedo evitar. Tengo que dejar sello de mi tierra andaluza. Le da brillo y resalta el sabor unos kilates.
Los ceviches se suelen acompañar con tortitas de maíz, choclos, y otras exquisiteces andinas. Dejad volar vuestra imaginación, pero si no fuera por el gluten, lo acompañaba con una de las variedades saladas de las tortas de aceite de Inés Rosales, la de sésamo y sal.
¡Hacedlo, que os va a encantar! Y para aquellos que piensen en pescado crudo, se equivocan. Está cocido en el ácido de la lima, como los boquerones en vinagre, la misma elaboración.



Ingredientes (2 personas):

  • 170 gr de bacalao fresco congelado previamente para evitar anisakis. Yo he usado un lomo hermosote.
  • 1/2 pepino rallado
  • 1/2 cebolla morada.
  • 1 tomate pequeño.
  • 1/2 mango maduro si es grande, si es medianito, ponerlo entero.
  • 4 limas o 3 limones
  • ramillete de cilantro fresco.
  • sal, pimienta, chile o ají fresco (yo no le pongo porque no podemos tomar picantes en casa). Unas gotitas (literales, ¡gotitas! tres a lo sumo) de aceite de oliva.
Para más personas sólo hay que doblar los ingredientes

Elaboración:

  1. Cortar la cebolla en lascas finas y ponerlas en remojo en un bol con agua fría y sal durante 5 mts, para quitarle fuerza.
  2. Una vez descongelado el bacalao, retirarle la piel y repasar por si tuviera espinas. Cortarlo en dados pequeños (tamaño bocadito).
  3. Exprimir las limas en un bol o tupper. Agregar los dados de bacalao, la cebolla escurrida y salpimentar. Remover para que quede bien impregnado (el bacalao debe de quedar cubierto con el jugo). Dejar reposar 15 mts en la nevera.
  4. Mientras, hacer el aliño de acompañamiento: Rallar grueso el medio pepino, pelar y cortar el tomate en dados pequeños así como el mango. Picar a cuchillo un buen ramillete de cilantro. Si le pones el ají, cortarlo en aritos.
  5. Sacar el ceviche de nevera, retirar parte del líquido reservándolo en un vasito (porque está buenísimo para beber o por si alguien lo quiere más sopita), añadirle el aliño y el cilantro picado (y el ají). Remover y servir inmediatamente, bien fresquito, con unas gotitas de aceite de oliva.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Bizcocho de zanahorias con pasas

¡Qué me gusta un bizcochito de zanahorias para empezar el día! Vitaminas naranjas y ¡a por el mundo!
Súuper sencillo (sí, ya sé, en cups americanas otra vez, pero es que iba con prisas y no me paré a hacer la conversión a gramos. Sorry) con la particularidad de que en lugar de la tradicional zanahoria rallada se usa su zumo, para terminar antes. Yo le he añadido la pulpa que queda en en la licuadora, porque aquí no se desperdicia nada, y porque le da aún más jugosidad al bizcocho.
Lo de las pasas es opcional. La receta original pedía nueces (en la misma cantidad, por si las preferís), pero no me apetecía un bizcocho pesado, además de que debo dosificar bastante los frutos secos por las alergias.
Y si en lugar de vainilla ponéis ralladura de naranja, la repera de rico.
Casero, casero. No me digáis que no dan ganas de migarlo en el café


Ingredientes:

  • 2 huevos tamaño L
  • 1 1/2 cup de harina sin gluten (yo puse 3/4 cup de arroz integral y 3/4 cup de maizena). Para harina de trigo, misma cantidad.
  • 2 teaspoon (tsp/cuchara de postre) de levadura sin gluten.
  • 1 pellizco de sal.
  • 3/4 cup de azúcar 
  • 1 tsp de esencia de vainilla (1 botecito)
  • 1/3 cup de aceite de oliva suave (girasol quien no le guste el de oliva en bizcochos).
  • 1/2 cup de pasas sultanas
  • 1 cup de zumo de zanahorias y su pulpa (yo tuve que usar 5 medianas. Id calculando dependiendo del tamaño de las zanahorias).

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180º , calor arriba y abajo (yo le pongo también el aire, así que rebajo tiempo de horno).
  2. Engrasar un molde rectangular de 1L y forrarlo con papel de horno.
  3. Raspar las zanahorias, lavarlas y pasarlas por la licuadora hasta obtener la cantidad de zumo necesario. Recoger la pulpa que reste también.
  4. Batir el azúcar con los huevos en un bol hasta que blanqueen. Añadir poco a poco el aceite, luego el zumo de zanahorias con su pulpa y la esencia de vainilla.
  5. Tamizar las harinas en otro bol junto con la levadura y la pizca de sal. Agregarle las pasas y envolverlas bien en harina para que no se vayan al fondo en el bizcocho.
  6. Echar la harina en el bol de los líquidos y mezclar hasta que se incorpore toda.
  7. Poner la masa en el molde y cocer entre 45-50 minutos (si se dora demasiado, cubrir con papel aluminio o de horno una vez pasada la media hora, para que no se baje). 
  8. Sacar, pinchar con brocheta para ver si está hecho (no tiene que salir totalmente limpia pues al ser bizcocho húmedo, siempre queda algo adherido). Dejar reposar 5 mts en el molde y luego, desmoldar sobre una rejilla para que se airee.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly