miércoles, 19 de agosto de 2015

Bizcochito de naranja con sirope en microondas

Yo era muy reacia a los bizcochos en microondas porque salían más pálidos que la familia Monster y sin la costra crujiente que, vamos a ser sinceros, es lo más rico de un bizcocho.

Pero dados los rigores climáticos de mi tierra en Agosto a los que se une el "rigor mortis" de la economía casera (cualquiera hace ahora un bizcocho en el horno, te sale a precio de nécora. Y no se va a poner una a hornear magdalenas a las 3 de la mañana para aprovechar tarifa valle. Para eso monto una panadería) me obligo a leer el manualito de instrucciones de microondas que permanecía más virgen que el libro de matemáticas de 6º de EGB.

Y cuál no será mi sorpresa cuando veo unas cuantas recetas apañadas de bizcochos clásicos y sencillos, para quitar el mono de meriendas "migadas" en café.


Tengo que advertir al personal que mi microondas es también horno de convección, un Combi. Funciona supuestamente como horno normal de aire (aunque no tiene la potencia de un horno convencional) más la rapidez del microondas, con lo que el bizcocho ha salido más doradito que si fuera solo en micro.

Yo pongo la receta para un Combi. Si la hacéis sólo en microondas, dependerá de cada modelo (leeros las instrucciones, sed aplicados ;), pero con estas cantidades, calculo que a 800 W en unos 8-10 mts estará más que hecho (empezad primero con menos tiempo e id aumentando si no está cuajado). No os preocupéis si sale "rostro pálido" porque el almíbar le pondrá la sesión de rayos UVA.
Si queréis hacerlo en horno convencional, 180º, 30 mts aprox.



En casa aún estamos flipando de lo rico y jugoso que ha salido. Como uno de soletilla. Claro, que la cantidad de huevo respecto a la de harinas hace que muerdas nubes.

Ingredientes (4p):

  • 100 gr de mantequilla o margarina vegetal
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de harina sin gluten Mix Dolci de Schär (con harina de trigo, misma cantidad)
  • 30 gr de almendras molidas
  • 3 huevos.
  • 1 cucharada sopera rasa de levadura en polvo sin gluten.
  • 1 pellizco de sal.
  • ralladura de 1 naranja pequeña.
Almíbar:
  • el zumo de 2 naranjas
  • 1 cucharada sopera de corteza de naranja rallada.
  • 50 gr de azúcar glas.

Elaboración:

  1. Engrasar un molde de cake pequeño-mediano de pyrex o loza o silicona que pueda ir al microondas, y forrarlo con papel de horno.
  2. Fundir la margarina en un bol en el micro 20 segundos a 100W. Dejar enfriar.
  3. Precalentar el horno en modo combi (convección + microondas): 180º+100W
  4. Mezclar en un cuenco la harina tamizada con la levadura, el azúcar, las almendras molidas y el pellizco de sal.
  5. Batir con varilla manual o eléctrica en otro bol los huevos con la margarina fundida y la ralladura de naranja, hasta que aumenten de volumen. Mezclar con el bol de la harina hasta que quede una pasta uniforme, sin grumos. 
  6. Verter en el molde, y cocinar a 180º+100W durante 15 mts. Pincha con una brocheta en el centro. Si aún no está hecho, ponlo 5 mts más (a mi me tardó 20 mts. Depende del calor que transmita el molde). Sacar del horno, esperar 5 mts y desmoldar sobre rejilla.
  7. Almíbar: Mezclar el azúcar glas con el zumo de naranja y la ralladura en un bol. Cocer a potencia MAX en microondas durante 1-2 mts para que se disuelva el azúcar. Remover bien.
  8. Poner debajo de la rejilla del bizcocho una bandeja. Pinchar la superficie del bizcochito con tenedor o brocheta y rociar con el almíbar caliente. Recoger el que caiga en la bandeja y repetir la operación hasta que no quede más. Dejar enfriar varias horas antes de servir para que se empape bien. 
  9. Si sobra, que lo dudo, meter en la nevera, que sigue estando blando y jugoso.

lunes, 17 de agosto de 2015

Pastel de merluza, calabacín y pimientos asados

Otra receta fresquita para los rigores del verano.
A poco que sigáis el blog comprobaréis lo que nos gustan en casa los pasteles salados. Yo los veo como una evolución de la insuperable tortilla de patatas, pero más variados y completos. Y con menos grasas, que eso también hay que tenerlo en cuenta.
Lo genial de estos pasteles, aparte de que los dejas hechos el día antes y tienes solucionados el almuerzo o cena del siguiente, es que puedes mezclar los ingredientes que te apetezcan con huevos (para 4-6 personas la misma proporción, 3 o 4 dependiendo del tamaño), horno o microondas, y listo.

En este caso, haciendo cocina de "aprovechamiento" que está ahora tan de moda, he arramblado con lo que había en nevera tras vacaciones y le he añadido el calabacín porque me gusta siempre un toque verderón. La salsa, sin complicaciones: una mayonesa ligerita con el toque de albahaca (incluso la podéis usar de bote y picarle igualmente las hierbas que tengáis a mano).
Objetivo: poco trabajo, resultado rico, muy sabroso y fresquito, que es lo que apetece en Agosto.


¿Veis la textura súper jugosa en la foto? Es casi una mousse de suave. Se come sin sentir. Para personas mayores con problemas de masticación y colarle pescado a los niños viene ideal.


Ingredientes:

  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 bote pequeño de pimientos asados (por supuesto, pueden ser pimientos rojos asados en casa o pimientos del piquillo).
  • 1 calabacín grande o 2 pequeños.
  • 400 gr de filete de merluza sin piel congelados (o cualquier otro pescado blanco que tengáis a mano).
  • 3 huevos grandes.
  • mayonesa.
  • 4 hojas de albahaca.
  • Perejil picado.
  • Aceite, sal y pimienta.

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180º calor arriba y abajo
  2. Lavar y pelar el calabacín. Cortarlo en dados pequeños.
  3. Enguajar los pimientos asados y trocearlos.
  4. En una sartén con un poco de aceite sofreir la cebolla muy picadita hasta que empiece a tomar color.
  5. Añadir el calabacín y sofreir hasta que suelte agua y empiece a ablandarse. Agregar los pimientos asados, sal y pimienta. Dejar que se haga un par de minutos más, retirar y enfriar.
  6. Desmenuzar los filetes de merluza.
  7. Batir los huevos con el perejil picado. Agregar la merluza y el sofrito. Remover y rectificar de sal si fuera necesario.
  8. Engrasar un molde de cake de 1L de capacidad y forrarlo con papel de horno. Verter el la pasta del pastel, alisar y cubrir con papel de aluminio que no roce.
  9. Hornear unos 45- 50 mts a 180º o hasta que esté cuajado (comprobar con una brocheta). Si queréis que se dore un poco, quitar el papel aluminio los últimos 5 mts.
  10. Sacar del horno, dejar enfriar en una rejilla sin desmoldar. Meter en la nevera sin sacar del molde para que no pierda la forma, al menos durante 3-4 horas. Desmoldar en el momento de servir.
  11. Mayonesa de albahaca: Hacer una mayonesa y una vez ligada, trocearle unas hojas de albahaca y dar un par de toques con la batidora.

viernes, 14 de agosto de 2015

Canelones de ensalada al pesto

Yo era tan "pastera" que parecía nacida a los pies del Vesubio. Una cosa mala. 
Sin embargo, desde que me diagnosticaron la intolerancia al gluten, apenas la pruebo. No sé si es porque las pastas sin gluten que he encontrado no están conseguidas o porque al ser de maíz en su mayoría me resultan muy pesadas y las de arroz, gomosas. Además, para comer pasta de arroz prefiero el arroz per se, que está más rico y tiene mejor textura.

Pero bueno, vi por ahí una receta parecida a esta y me pareció divertida, ligera, en contraposición a las contundentes y calientes salsas que suelen llevar lasagnas y canelones. Así que la adapté a mi gusto et voilá! 



Podéis montarla en forma de lasagna si queréis, que también quedará muy bien. 
La gran ventaja de este plato, que es completo: tiene las proteínas, verduras e hidratos todo en uno, está muy rico y se come en un bocado. Ideal para cena rápida y vistosa.


Ingredientes (4p):

  • 12 placas de canelones sin gluten (yo he usado placas de lasagna para que me cupiera el relleno bien).
  • 1 bolsa de ensalada variada
  • 1 aguacate maduro.
  • 14 gambitas.
  • 1 tomate grande.
  • 40 gr de piñones
  • 50 gr de parmesano (yo no, por supuesto)
  • 100 ml de aceite de oliva
  • sal
  • ramitas de perejil
  • unas gotas de zumo de limón.

Elaboración:

  1. Cocer las placas de canelones en agua con sal. Extenderlas sobre un paño para que  se sequen.
  2. Cocer las gambitas en agua con sal y 1 hoja de laurel. Pasarlas inmediatamente a un bol con agua fría e hielo para cortar la cocción (si usas gambas congeladas y peladas, saltéalas simplemente en una sartén). Pelarlas cuando estén frías. Reservar.
  3. Pelar el aguacate, cortarlo en cuadraditos y rociar con el zumo de limón.
  4. Lavar y trocear en cuadrados el tomate (si quieres, escáldalo y quítale la piel).
  5. Hacer una ensalada con las hojas de lechuga, el tomate, aguacate y gambas. Aliñar con un poco de aceite, limón y sal.
  6. Rellenar los canelones con la ensalada.
  7. Pesto de perejil: triturar en la batidora el perejil lavado y troceado con los piñones, el parmesano si se pone y el aceite hasta formar una pasta.
  8. Aliñar los canelones con el pesto y servir fría. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly