jueves, 30 de mayo de 2013

Muffins Capuccino

Porque hoy es hoy. ¿Por qué hay que esperar a un día especial para disfrutar de las cosas buenas?
Seguro que si paras un momento, cierras los ojos y respiras tranquilamente, descubres mil y una pequeñas razones para darte el gusto. Desde un beso por la mañana hasta una hora de charla con un amigo, la satisfacción de un trabajo bien hecho o, simplemente, porque eres tú y estás vivo.

Siéntate con un café y acompáñalo con uno de estos muffins de moka y cacao, tan jugosos que se funden en la boca. ¡Y encima sólo se tarda media hora en hacerlos! ¿Te los vas a perder?


 
 
 
 

Ingredientes (12 unidades)

3 cucharaditas de café instantáneo
2 cucharaditas de agua hirviendo
175 gr de margarina vegetal  ablandada
175 gr de azúcar mascabado o de caña integral
2 cucharadas soperas de cacao puro 100%  Valor en polvo
175g de harina sin gluten
1/2 sobre de levadura
3 huevos
Nata montada azucarada para decorar.
 

Elaboración

  1. Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo, bandeja en el medio.
  2. Disolver el café en el agua hirviendo (también vale una tacita de café fuerte recién hecho). Dejar enfriar un poco.
  3. Mezclar la harina con la levadura y el cacao y tamizar en un bol.
  4. Batir con varillas eléctricas en otro bol la margarina con el azúcar hasta que esté cremosa. Añadir los huevos uno a uno y seguir batiendo un par de minutos hasta que queden incorporados.
  5. Añadir la harina y mezclar con espátula o cuchara de madera, rápidamente. No importa que queden algunos grumos, se disolverán en el horno.
  6. Llenar con la mezcla 12 moldes de madalenas hasta 1/3 de su capacidad, que luego suben en el horno y puede desbordarse la masa. Colocar los moldes en una bandeja múltiple de muffins, para que mantengan la forma y no se abran durante la cocción. Si no tenéis, poner los moldecitos muy juntos para que se sostengan unos con otros.
  7. Hornear a 180º durante 15-20 mts, depende de cada horno, o hasta que hayan subido y empiecen a estar firmes al tacto (estos muffins no suben tanto como las magdalenas).
  8. Dejar enfriar en la bandeja 5 mts y luego pasarlos a una rejilla para que se enfríen por completo.
  9. Decorar con un copete de nata montada (obviamente la mía va sin adorno ;).

Consejo

  • Es mejor comer estos muffins el mismo día en el que se han hecho, incluso un poco tibios. Aguantan un día en una caja metálica sin la nata, o en un tupper. Decorar en el momento de servir.
 
 


domingo, 19 de mayo de 2013

Pastel de coliflor y zanahorias

Somos muy "verduleros" en casa, así que casi todas las semanas cae un pastel de nuestras amigas del campo. Aparte de que son muy ligeros y están buenísimos, ayudan a reciclar esas sobras de la nevera que ya nos hablan de tú o aquellas zanahorias que se han pasado con el bronceador. Y como se toman fríos, los puedes dejar hechos con antelación (de hecho, están mucho más ricos de un día para otro).
Se pueden hacer de lo que queramos y, con una presentación adecuada, quedas como una señora. El límite, nuestra imaginación.
Este es de coliflor con zanahorias (las dos que estaban en prejubilación), y os lo recomiendo porque no se hace nada pesado y se come sin sentir. Y quien pueda, que le añada restos de fiambres o jamoncito en tacos, que lo elevará de categoría.
Para acompañarlo, una mayonesa casera de perejil. Sin complicaciones.
¡No diréis que no sabéis qué poner de cenar!



Ingredientes

1 Coliflor pequeña
4 zanahorias grandes
1/2 cebolla hermosa o 1 pequeña
4 huevos
comino en polvo, orégano, pimentón dulce
aceite y sal.

Mayonesa perejil

1huevo, 1/2 vaso de aceite, sal, 1/2 ramito de perejil, zumo de limón

Elaboración

  1. Cocer  por separado en agua con un pellizco de sal la coliflor y las zanahorias hasta q estén tiernas.
  2. Mientras, picar la cebolla menuda y sofreír en un poco de aceite, hasta q esté blanda, cuidando q no se queme.
  3. Una vez cocidas las verduras, escurrirlas y triturarlas por separado. No utilizar batidora, porque quedarían hechas casi crema, y nos interesa una textura de puré grueso, incluso con algún trocito de verdura. Es mejor a la vieja usanza, un tenedor. No cuesta, salen blanditas. Bueno, un pasapurés de agujero gordos también vale.
  4. Añadir 2 huevos batidos, el sofrito de cebolla y una cucharilla de pimentón al puré de coliflor. Mezclar bien.
  5. Batir los otros dos huevos con el orégano y el comino, y añadirlos al puré de zanahorias. Mezclar.
  6. Enmantequillar un molde de plumcake apto para microondas (el mío, de pyrex) y verter primero el puré de zanahorias y luego el de coliflor.
  7. Cocer en microondas 30 mts a 600w de potencia.
Para la mayonesa, batir el huevo con un poco de zumo de limón, sal y el perejil picado previamente. Ir añadiendo poco a poco el aceite hasta que ligue. No debe de quedar muy densa, para que así se pueda extender mejor por el pastel.

Notas

  • La mayoría de las recetas suelen añadir nata a estos pasteles salados, para proporcionar una mayor suavidad. Yo me resisto porque no me hace gracia y porque las natas vegetales son dulzonas, y hay q añadir un plus de sal al pastel para que tenga más sabor, lo que tampoco es bueno. En este caso, la suavidad del puré de coliflor hace innecesario cualquier nata. De todas formas, si os gusta o estáis acostumbrados, añadid 200 ml de nata de arroz, soja o avena.

  • Yo hago la mayonesa con aceite de oliva, a pesar de que le dé un sabor más fuerte, pero si hay problemas de histaminas, el de girasol, al ser de semillas, sienta peor. Igualmente respecto al vinagre, que sustituyo por limón, o la pimienta. No la olvido en ingredientes, es que no es conveniente utilizarla en esos casos.
  • También se puede hacer en horno tradicional, a 180º, 1 hora.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Printfriendly